Las instalaciones eléctricas, al igual que cualquier otro elemento que compone una edificación, necesita de constantes actualizaciones para evitar desperfectos o, aún peor, daños irreparables como cortos circuitos o incendios.

Comencemos por lo básico, ¿qué es una instalación eléctrica?

Una instalación eléctrica es el entramado compuesto por cableado y circuitos que se utilizan para trasmitir electricidad de un punto a otro. Estas instalaciones pueden ser de alta tensión y baja tensión. Veamos en qué consiste cada una.

Instalaciones eléctricas de baja tensión

Es el tipo de instalación más común y funciona para cualquier tipo de electrodoméstico y también para equipos de oficina. En todo caso, su potencia siempre debe ser inferior a los 1000 voltios. 

Instalaciones eléctricas de alta tensión

Están dedicadas principalmente a equipos industriales, dado que éstos requieren una potencia mucho mayor. La misma está reservada para usuarios con equipos de muy alto consumo.

Tipos de trabajos eléctricos en Cantabria

Los trabajos eléctricos no se limitan a una instalación inicial. Si bien estas actividades son las más importantes, no son los únicos trabajos que debemos tener en cuenta. 

Veamos cuáles existen.

Instalación eléctrica inicial

La misma debe ser planificada junto con los planos de la propia construcción, ya que en los mismos se diseñará el paso de los cables de corriente eléctrica, el número de tomas y conexiones que recorrerán la vivienda u oficina. 

Al respecto, es de recordar que las viviendas y mayoría de oficinas requieren de una instalación de baja tensión, la cual debe cumplir estrictamente con las disposiciones o normativas establecidas en el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión. Consecuencia de ello, siempre será prudente acudir a la debida asesoría profesional para evitar sanciones.

Mantenimiento de instalaciones eléctricas

Este es el caso al que menos se le presta atención y es donde se producen los mayores problemas. En este caso, estamos en el supuesto de instalaciones eléctricas que tienen muchos años y que, por desgaste natural, pueden comenzar a generar fallas e, incluso, consumos adicionales.

Este tipo de trabajos pueden ir acompañados de cuestiones adicionales como remodelaciones de albañilería o pintura, dado que probablemente se deba romper paredes o abrir hoyos en la pared.

Certificaciones eléctricas

Para cualquier tipo de instalación se requiere la correspondiente certificación, la cual viene reflejada en el Boletín de Electricidad. En todo caso, cada Comunidad Autónoma exige sus propios requisitos y las empresas suministradoras del servicio eléctrico pueden requerir el mismo para surtir electricidad. 

Si está en Cantabria, no dude en contactar a Rehabilitaciones Varillas para ofrecerle una asesoría personalizada sobre este tema.

¿Qué partes componen una Instalación Eléctrica en Santander?

Al momento de realizar una instalación eléctrica, debemos tener presente que la misma está compuesta de diferentes partes. Cada una de ellas requiere de su propio nivel de pericia y conocimiento.

Fase inicial: La acometida 

Es el cableado que permite conectarse a una fuente de suministro de energía externa para llevarla hacia la edificación. La misma puede ser aérea o soterrada. 

El medidor

Es el equipo que proporciona la compañía de distribución eléctrica. El mismo está destinado a medir el consumo y por lo tanto debe estar en un lugar accesible para que pueda ser revisado y supervisado.

Cuadro eléctrico general o Cajetín general

Es el centro de la distribución eléctrica dentro de la edificación. El mismo debe contener los correspondientes sistemas de protección ante subidas o bajas de corriente.

Puntos eléctricos

Son las fuentes o terminaciones eléctricas en los cuales se pueden instalar los tomacorrientes o fuentes de iluminación. 

Tomacorrientes y salidas

Es el plano más visible, en los cuales se pueden conectar los dispositivos eléctricos. Los mismos deben ser planificados en función de los puntos eléctricos.

Consejos a tener en cuenta al realizar una instalación eléctrica

Dada la complejidad y seriedad de este tipo de trabajos, siempre será recomendable contar con una asesoría profesional. En todo caso, con independencia de quién realice esta instalación se debe tener presente las siguientes medidas de seguridad:

– Cortar previamente cualquier tipo de suministro eléctrico.

– Utilizar herramientas homologadas (aquellas que cumplen con las normativas de seguridad).

– Tener conocimientos básicos sobre cableado, niveles de tensión y fuentes eléctricas.

– Diagramar los puntos eléctricos que se necesitarán a lo largo de la edificación.

– Contar con el cableado ajustado a los niveles de tensión requeridos.

En todo caso, si tiene dudas sobre este particular, no dude en contactarnos.

¡Acude siempre a los servicios profesionales!

Una instalación eléctrica es parte fundamental de una edificación, con el agregado de que es uno de los temas que requiere de mayores niveles de seguridad. Por ello, la mejor recomendación siempre será que le deje este tipo de trabajos a los profesionales.

En Rehabilitaciones Varillas contamos con la más amplia plantilla de electricistas y expertos en temas eléctricos. Cuente con nuestra experiencia para los mejores resultados.