En esta reforma de fachada realizada por RehabilitacionesVarillas se ha optado por su reparación y aplicación de pintura impermeabilizante apta para minimizar problemas derivados de la humedad, producidos por capilaridad, filtraciones, etc…, tales como manchas, eflorescencias, etc. Actúa a modo de barrera impidiendo el paso del agua pero no de su vapor, disminuyendo de esta manera la presión hidrostática. Sus propiedades son:

  • Buena adherencia sobre los materiales de construcción, tales como yeso, cemento, hormigón, piedra, ladrillo…, incluso cuando están húmedos (no mojados).
  • Sirve como capa de fondo y de acabado.
  • Excelente lavabilidad.
  • Forma barrera que impide el paso de la humedad.
  • Resistente a los álcalis y ácidos débiles.
  • Buena resistencia a la formación de mohos.                                                 A menudo el problema de la fachada no es de aislamiento térmico por lo que el sistema S.A.T.E. y se opta por un remedio mas económico como es este caso .                                La aplicación de pintura al silicato es otra opción que se puede  emplear. El principio de la técnica de los silicatos se basa en la unión mineral insoluble de la pintura con el soporte mineral, a través de una reacción química conocido como petrificación. La pintura al silicato fue inventada y patentada en 1878 por el investigador alemán Adolf Wilhelm Keim, inicialmente como pintura para  un clima frío y húmedo en el que la técnica del fresco de cal no perduraba. Todavía existen murales originales realizados en el siglo XIX                                                                                                 A diferencia de las pinturas ligadas con resinas, las pinturas al silicato se adhieren al soporte mineral a través de una reacción química insoluble (llamada silicificación o petrificación), y no forma película superficial. La transpirabilidad – o permeabilidad al vapor de agua – de la pintura al silicato equivale a la del soporte sobre el que se aplica. Las superficies pintadas con pinturas de silicato se caracterizan por un ph alcalino que proporciona una protección natural contra la proliferación de microorganismos (algas, mohos, líquenes)